jueves, 10 de diciembre de 2015

Coffee and Love

Dios mio, este café sabe a AMOR.
Pero no ese típico amor fugaz y repentino;
no esa clase de amor efímero, instantáneo o descafeinado;
Este café sabe a ese tipo de amor con el que sientes hormigueos en el estómago;
un amor torrefacto, puro, fuerte.
Ese amor al que no hace falta echarle azúcar porque es genial tal y como es.
Ese amor que perdura;
El amor que ves plasmado en esa pareja de ancianos paseando de la mano por el parque;
El de una madre hacia su hijo;
El de los amigos incondicionales, el que no lleva edulcorante;
Ese amor que no se va con el tiempo;
El amor verdadero.


3 comentarios:

  1. Me asome a verte por la mención en el blog de Ester.
    Y bueno que me ha gustado tu lugar, y me he quedado de seguidora.
    Besitos YA como es viernes...feliz finde

    ResponderEliminar
  2. Ese café es muy poderoso ! jajaja me gusta :D

    ResponderEliminar