jueves, 25 de noviembre de 2010

Narciso y Eco

Narciso era un muchacho bello, hermoso. Chicos y chicas permanecían totalmente enamorados de él y no podían resistir a su encanto y perfección. Cuando era tan solo un bebe, su madre lo llevo a un oráculo y este predijo que el niño seria feliz, siempre y cuando no se conociese a si mismo. Su madre no hizo mucho caso a lo que el oráculo le contaba ya que para ella, aquello era a un disparate.


La diosa Hera había castigado a Eco, una de las ninfas del bosque, permitiendole solo repetir la última palabra que pronunciara otra persona. Esto se debió a que Eco cubría a Zeus sus infelidades hacia Hera, y la entretenía con elocuentes conversaciones, mientras el dios de dioses se divertía con sus amantes.
Eco estaba profundamente enamorada de Narciso, pero este despreció su amor cuando la vio en el bosque y ella no fue capaz de responderle más que sus propias palabras. Entonces, ella desolada, ofendida se escondió en una cueva y allí dejó de comer y de cuidarse... el dolor la fue absorbiendo hasta que finalmente se transformó en piedra, quedando sólo su voz que repetía las últimas palabras de cualquiera. Esta voz es lo que llamamos eco.
Narciso, cansado por un largo día de caza, se aproximó a una fuente, pero al ver su reflejo quedó alucinado, era lo más hermoso que había visto nunca. Así que un día tras otro, Narciso visitaba esa fuente para ver su reflejo, pero al intentar tocarlo, este se desvanecía. Narciso no aguantaba el dolor de un amor que nunca podría existir así que se golpeó el pecho y se transformó en una flor. Lo que hoy en día se llama Narciso.





4 comentarios:

  1. ...todas las flores tendrán su historia!


    http://piensasientevivecrea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Esas flores recibieron el nombre de Narciso porque suelen crecer en zonas de agua, y se dejan caer como mirando al suelo (o al agua)

    ResponderEliminar