miércoles, 2 de septiembre de 2015

Bajo la misma estrella

¿Sabes? A veces la gente no entiende lo que promete cuando lo promete.


Es un milagro que no haya abandonado todos mis ideales. Parecen tan absurdos e imprácticos. Pero me aferro a ellos porque todavía creo que a pesar de todo, las personas son buenas de corazón.

Somos demasiado jóvenes para enfrentar estos problemas pero siguen presentándose ante nosotros hasta que, finalmente, nos vemos obligados a buscar una solución.

Sin embargo, cuando miro el cielo de alguna forma siento que todo mejorará. Que también esta crueldad terminará.

En esos momentos no puedo pensar en la miseria sino en la belleza que todavía queda. Intenta recapturar la felicidad que llevas dentro. Piensa en la belleza que hay en todo lo que te rodea y sé feliz.

Me enamoré de él como cuando estás quedándote dormido. Primero lentamente, y de repente de golpe.

Algunos infinitos son infinitamente mas grandes que otros infinitos.

Es lo que pasa con el dolor: hay que sentirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario