domingo, 6 de septiembre de 2015

Cuentos de Hadas


Anoche me puse a pensar en los cuentos de Hadas.

¿Qué tal si el príncipe azul nunca hubiese aparecido? ¿Blancanieves habría dormido en su ataúd de cristal para siempre?

¿O hubiera finalmente despertado, escupido la manzana, conseguido un trabajo
y un bebé del banco de esperma de su Ciudad?

No pude evitar preguntarme si dentro de cada confiada mujer soltera hay una
débil y frágil princesa esperando ser rescatada.

Algunas mujeres son como aterradas princesas viviendo en lo más alto de la más alta torre de un castillo en llamas, alongadas siempre a su ventanal y esperando ser salvadas. Otras, en cambio, se queman. Quemaduras de primer, segundo y tercer grado. Quemadas de esas relaciones pasadas en las que creían que él era su príncipe azul.

Creo que los cuentos de Hadas son dañinos para la salud mental.

1 comentario: